“Se quedó viendo la foto y le dijo: Papá esta foto no sirve, ¿por qué? Le preguntó el Papá. Porque los hombres no vuelan. Es una de las cosas más lindas que he escuchado a través de tantos años, porque lo que el niño mencionó, no fue por alabar. Me parece que él creía que eso no era posible”, rememora don Carlos Alvarado.

La imagen retrata tal cual fue la realidad de esa época, cuando el marco rojinegro era defendido por Carlos Alvarado. Por algo Franklin Monestel Vincenzi le puso de sobrenombre “El Aguilucho”, por las espectaculares atajadas que realizaba en los juegos con la camiseta alajuelense, de la Selección Nacional y de todos los equipos que solicitaron en alguna ocasión los servicios del portero rojinegro para partidos internacionales.

Recordar su época como jugador es revivir grandes momentos, mientras su mirada se llena de alegría y se frota las manos, quizá esperando el disparo de algún rival para ir por la redonda y abrazarla, hacerla suya.

Hablar del “Aguilucho”, es mencionar al mejor portero de Liga Deportiva Alajuelense en la historia, aunque don Carlos prefiere que se diga de su época, donde escribió grandes hazañas, trascendió las fronteras de Costa Rica para jugar en México (América) y Colombia (América de Cali) hasta descartar las ofertas de equipos como el Génova de Italia y Boca Juniors de Argentina.

Fue en 1944 cuando llegó a las huestes manudas, al recibir en su casa un telegrama del Indio Buroy para que se presentara a los entrenamientos, bajo la tutela de Alejandro Morera Soto.

“Yo creía que venía a la tercera o la segunda división” manifiesta don Carlos.

Pero no, en 1945, Alejandro Morera Soto lo colocó en el marco de titular. Cuenta don Carlos que le podían hacer 3 ó 4 goles, pero la Liga metía 6 u 8. En su debut también alcanzó el primero de los seis títulos de campeón.

“Alejandro Morera ha sido el mejor jugador que ha tenido Costa Rica en toda su historia, y no sólo como buen jugador, sino como una buena persona. Fue un profesor para mí, no estudié, él me enseñó todo lo que es la vida, no sólo en lo deportivo sino en lo personal, todo se lo debo a Dios y a él”, enfatiza Villalobos.

La nostalgia salta en la conversación, don Carlos tiene muy marcados los grandes partidos internacionales que se llevaron a cabo en el país, como lo fue ante el Boca Juniors (1951). Al minuto 90 detuvo el penal que le daba el triunfo a los argentinos, donde además al final del encuentro recibió el reloj del Presidente de la República de esa época, don Otilio Ulate Blanco.

“Yo tengo el de Boca Juniors. Otro extraordinario fue ante el Botafogo de Brasil que tenía en la delantera a fenómenos como Garrincha, que es el mejor jugador que he visto en toda mi vida, Didí, Zagalo, era el equipo campeón de Brasil. Fue un partido memorable, no por mí, sino por todos los 11 que jugamos” indicó don Carlos.

Se inició a los 17 años en el fútbol, a los 33 años finalizó una brillante carrera deportiva. Esa labor que llevó a cabo en el terreno de juego con la camiseta de LDA, la de la Selección Nacional, del América de México y del América de Cali, Colombia.

“Terminada la gira al mundo no vuelvo a jugar más. Me retiré en el último partido en Hong Kong (12 noviembre de 1960). No hubo despedida ni hubo nada. La Liga ha sido mi segunda casa y desde 1944 hasta la fecha, son muchos años, me han tratado muy bien. Lo mejor que me ha pasado es haber jugado con una Institución como LDA, la mejor de Costa Rica”, concluye don Carlos.

Así puso punto final a una brillante carrera deportiva, donde siempre destacó por su dedicación al trabajo y liderazgo, fue capitán en los distintos equipos alajuelenses.

Hoy don Carlos vive los partidos tranquilamente, asiste al Estadio y siempre, como cuando era jugador, desea que gane Liga Deportiva Alajuelense.

Ficha Breve

Nombre: Carlos Alvarado Villalobos

Fecha de Nacimiento: 19 de diciembre de 1927

Residencia: Alajuela

Esposa: María Eugenia Ardón

Hijos: Carlos y Patricia

Equipos:

  • L.D.A (1944 a 1960)
  • América de México (1947)
  • América de Cali (1949).

Títulos: 

  • 6 con L.D.A. (1945,1949,1950,1958,1959 Y 1960).
  • Selección Nacional: 25 juegos clase A.
  • Medalla de Plata en Juegos Panamericanos en 1953
  • Campeón de Centroamérica y del Caribe de Fútbol (1955 y 1960)

Distinciones:

  • Miembro de la Galería Costarricense del Deporte desde 1988.
  • Designado por el Periódico La Nación como uno de los 25 deportistas costarricenses del siglo XX.

Texto publicado originalmente en la cuarta edición de la Revista Oficial de Socios de LDA “En Rojo y Negro” en el mes de junio del 2003.