Junto a otros seis muchachos, Jorge Luis Solera Oreamuno fundó Liga Deportiva Alajuelense en 1919 y desde ese entonces se convirtió en un actor muy importante en el desarrollo del naciente club de fútbol.

Integró el primer equipo de LDA desde su conformación, donde además de ser jugador, capitán general, asumió la tarea de dirigir al equipo rojinegro. Además de la pasión por la pelota, don Jorge Luis Solera se graduó como farmacéutico en 1924 y por su labor tuvo que dejar al equipo de sus amores para jugar con la Gimnástica Española, excepto en los encuentros ante LDA, por un campeonato.

“Fue un medio de gran talento, creativo en la cancha, fuerte y noble al mismo tiempo, que ponía a caminar a sus compañeros con sus pases.”

Don Jorge Luis fue el primer futbolista alajuelense en ser convocado a la Selección Nacional de Fútbol en 1921, cuando integró al representativo nacional que ganó en forma convincente el primer Campeonato Centroamericano en Guatemala en ese año. A partir de ese instante estuvo presente en las selecciones nacionales hasta 1933 cuando se retiró de la primera división.

En ese proceso de técnico – jugador se dedicó a contribuir a la formación de los jóvenes jugadores, que con el paso de los años llegaron a ser verdaderas estrellas rojinegras y del fútbol nacional.

“Entre ellos recuerdo a un portero como “Nando” Ulloa, a Buroy, a quien regañaba y no hacía más que reírse, nunca me contestó nada. En cambio Morera, era muy bravo.”

Uno de los momentos cumbres en su tarea como director técnico y jugador en LDA, además del título de 1928, fue la gira que realizó el equipo a México en 1931 donde se logró una destacada participación con seis partidos, con tres victorias, dos empates y una derrota.

Tras retirarse como jugador, siempre se mantuvo al lado de la Institución, en ocasiones como técnico, pero su tarea más importante fue la formación de los futuros futbolistas, además de ocupar cargos en la dirigencia y ser declarado presidente honorario.

En 1974, por todo su aporte fue elevado a la Galería Costarricense del Deporte. En homenaje por parte de la ciudad de Alajuela el Gimnasio del Polideportivo Monserrat lleva el nombre de este destacado deportista.