Compartir
Sep 21, 2018Noticias

Esta semana se cumplen 58 años de que La Liga dio inicio a su histórica gira por el mundo

Verónica Alpízar.

Esta semana se cumplen 58 años de que La Liga partió rumbo a su gira mundial, en la que visitó tres continentes.

Fue un 17 de septiembre que el equipo manudo partió de Costa Rica, tras coronarse tricampeón nacional y en medio de una despedida con centenares de aficionados, que asistieron al aeropuerto para desearle suerte a sus ídolos. Hasta el técnico del Saprissa de ese entonces, Eduardo Viso Abella, se acercó para darle un fuerte de abrazo de despedida a su colega rojinegro.

La atrevida y costosa aventura comenzó el 17 de setiembre y finalizó el 5 de diciembre de 1960. Aquel equipo dirigido magistralmente por el chileno Hugo Tassara, realizó 24 partidos en 12 países de tres continentes.

Con el equipo partió una delegación con la esperanza de dejar el nombre del país y la institución, en alto. La cual estaba compuesta por Marvin Rodríguez, Rubén Jiménez, Felipe Induni, José Manuel Villalobos, Orlando Chambers, José Luis Quesada, Carlos Alvarado, ‘Macatre’ Esquivel, Eduardo Salas, Walter Pearson, Francisco Montanaro, Carlos Herrera, Juan Ulloa, Juan José Gámez, Oldemar Bolaños, Guillermo Acuña y Álvaro Vega.

Documento oficial de la delegación manuda que realizó la gira mundial.

Que un equipo costarricense protagonizara una gira mundial era una idea que solo al empresario austriaco Max Gold se le podía ocurrir. Enamorado del futbol de nuestro país, tenia ya varios años de negociar el arribo de conjuntos europeos y sudamericanos a los torneos internacionales que tenían lugar en el Estadio Nacional los fines y principios de año.

Los dirigentes lo consideraban una persona intachable y un gran conocedor. De ahí que a mediados de la década de los 50 se acercara al Club Sport Herediano para hablarles de la posibilidad de protagonizar una extensa gira que podría generarle a la institución tanto prestigio como recursos económicos frescos.

Llevar a La Liga de gira era una apuesta segura, pensaba el empresario, máxime que se trataba de jugadores curtidos y algunos de ellos con experiencia internacional, lo que ayudaría a minimizar los efectos del mal de patria.

“Los jugadores deben tener cabal conciencia de que viajan exclusivamente a darle gloria y fama al equipo”, expondría Gold a la directiva manuda. “Por ninguna razón caben los sentimentalismos frente a las decisiones de los directores de la gira”.

El club siguió pagando el sueldo integro a las familias de los jugadores, y también entregaría un dólar diario a cada miembro de la delegación, como viático. Solo el entrenador Hugo Tassara recibía dos dólares por los imprevistos que pudieran presentarse durante el viaje. Gold obtendría una inversión de alrededor de 40 mil colones, una suma astronómica para un club nacional.

Alajuelense se enfrentó a equipos como Jong Holland, Rancing Club, otro equipo fue el West Ham United, el cual tomó el partido muy en serio, al punto de alinear el mismo equipo que había jugado en los últimos partidos del campeonato.

“Llegamos a Europa pocas semanas antes de que empezaran las nevadas. No llevábamos trajes especiales ni nada de ropa térmica, si acaso una camisa de lana. Lo demás era aguantar frío”, relató Guillermo ‘Tierra’ Acuña.

La fecha en la que el equipo retornó al país fue el 05 de diciembre del año 1960, tras jugar 24 partidos de los cuales ganó 14, empató tres y perdió siete. Logrando cosechar 71 goles a favor y recibió 47 goles, en 12 países que visitó de tres continentes (América, Europa y Asia).

Y de esta forma finalizó una de las giras históricas para el fútbol nacional.