Compartir
Ago 06, 2020Noticias

Yalitza Sánchez bajó de peso para competir y ser protagonista en La Liga

Alajuela.- Nuestras Leonas estrenaron la indumentaria para esta temporada y lo dieron todo: nos dejamos el clásico con remontada incluida (3-2), seguimos con nuestro invicto de 26 partidos y estamos en el primer lugar del fútbol femenino.

Festejamos la anotación de Priscila Chinchilla, nos pusimos de pie para aplaudir ese gol olímpico de Viviana Chinchilla y nos emocionamos con esa jugada de Raquel Chacón quitándose marcas para servirle la pelota a María Fernanda Barrantes, quien generó el pase para que María Paula Salas consiguiera el gol que nos dio los tres puntos contra Saprissa.

Como conjunto, nuestras Leonas lo dieron todo para ganar el clásico, pero hoy queremos destacar el trabajo de Yalitza Sánchez.

“Estoy feliz porque se da el resultado en la cancha de lo que he venido trabajando en la semana, yo sé que, yo sé que la gente nada más ve lo que se da en un partido, pero en la semana trabajamos muy fuerte Valeria Román, María Paula Alfaro y yo, trabajamos muchísimo para dar lo mejor en la cancha”, comentó Sánchez, quien es literalmente una Leona resguardando el marco.

La responsabilidad de estar en La Liga la llevó a tomar una decisión que produjo cambios drásticos, tanto en lo físico, como en su rendimiento.

“Yo empecé a subir de peso porque retomé los estudios, yo soy muy autoexigente y el hecho de las notas me estresaba mucho, entonces me daba por comer mucho. Igual porque no era lo mismo lo que entrenábamos antes de pertenecer a esta institución y tener los entrenadores que tenemos”, relató Yalitza.

“Cuando se dio este cambio hacia La Liga yo ya quise hacer ese cambio también en mi vida y empecé a comer bien, a intentar hacer una dieta que ya tenía desde hacía tiempo y cuando dijeron lo de Noelia (Bermúdez) yo no soy de echarme para atrás, usted a mí me dice que me falta esto y yo voy a ir a pelear por eso toda la semana”, añadió.

En diciembre, fichamos a Noelia, pero Yalitza no le tuvo miedo a la competencia. El derrotismo no está en su diccionario y su actitud fue dar la pelea.

“Desde diciembre, después de la final me metí a un gimnasio, empecé a comer bien, hablé con mis papás que me apoyaron, en mi casa me apoyaron mucho porque ellos son los que me cocinan. Por ese lado tuve el apoyo de todos y me esforcé muchísimo por bajar de peso”.

Ella pesaba 80 kilos; hoy con mucho orgullo cuenta que está en 69.5 kilos y que está muy cerca de la meta, porque su peso ideal es de 66 kilos. 

“Todavía falta un poquitín, pero de eso se trata, se trataba de competir con Noelia, de demostrarle al profe y ponerle las dudas de que yo también podía jugar”, afirmó.

Durante los primeros partidos de este Torneo 2020, tanto Noelia como Yalitza tenían el marco en cero y en este clásico nos marcaron dos goles.

“Lo tomo con mucha tranquilidad, también tenía un poquito la presión del marco en cero, que sí me preocupaba, pero no quería estresarme de más, porque sabía que en algún momento tenía que llegar esa parte. Pienso qué cosas tengo que corregir aún más, lo que tengo más débil trabajarlo y en lo que estoy bien meterle para que no baje”.

Sánchez no solo fue un punto alto de La Liga en el clásico. Ella también fue figura en los partidos anteriores, como contra Herediano, en ese empate sin goles en el que ella se lució con tapadas salvadoras.

“Me siento muy bien de llegar a la casa y que mami me diga: ‘Yali hiciste muy buen trabajo’, o las compañeras en el camerino que me han dado un respaldo increíble y el profe. Además, el hecho de tener al profe Alexis (Rojas) y tengo muy buena amistad con el profe Román González. Yo mensajeo mucho con él y me dice que me acuerde de esto y esto y me da mucha confianza”.

Las Leonas volverán a jugar el 15 de agosto, a las 8 p. m., en La Catedral. Esa noche nos enfrentamos a Suva Sports.